Skip to content

¡Viva el clasismo!

January 14, 2012

Adolfo Sánchez Rebolledo
La Jornada, 12/01/2012

A veces me da la impresión de que el gobierno y algunos ciudadanos corrientes habitamos en mundos distantes y hablamos lenguajes diferentes. Y no me refiero a la pluralidad de ideas o incluso a las visiones contrapuestas inevitables, aun necesarias, propias de una sociedad diversa y democrática, sino de algo más general que nos permite o no hablar de un “proyecto” común más allá de las opiniones particulares. Pongamos por caso dos grandes asuntos de la actualidad: la educación y el empleo para los jóvenes. Es difícil no estar de acuerdo en que se trata de temas sustantivos y, además, urgentes. No hay discurso donde no se subraye que del modo en que se atienda hoy este grave problema depende nuestro futuro como nación. Sin embargo, cuando se rasca un poco en la política oficial se observa una curiosa distorsión clasista que nos impide suponer que, en efecto, estamos hablando de la misma cosa. Hasta hoy, por tradición, historia y prescriptiva constitucional, la educación se ha considerado en México como un derecho universal cuyo cumplimiento depende del Estado como representante de la sociedad en su conjunto. La ley fija las líneas generales de sus alcances y orientaciones en la Constitución, ubicándola como uno de los ejes de la construcción de la democracia, concebida como “una forma de vida”. Además, se fijan las condiciones bajo las cuales es admisible, apropiado y útil que la enseñanza sea brindada por particulares. Se entiende que toda la enseñanza, aun la privada, se rige por una concepción nacional, vale decir unitaria, fundada en ciertos principios del Estado laico. Ese es su origen y su razón de ser. Sin embargo, el gobierno entiende a su manera cuál es su responsabilidad en esta delicada materia, fomentando una escisión irreparable entre la educación pública y la privada, pues al conceder a la segunda prerrogativas extraordinarias, tiende a fortalecer la idea de que su responsabilidad es la misma frente a la escuela oficial que ante la particular, aun tratándose de los recursos que permiten a una y otra cumplir con sus funciones.

Este gobierno, siguiendo la lógica del panismo histórico, cree que las escuelas privadas –desde la primaria a la universidad– son las que mejor garantizan la debida preparación de las nuevas generaciones. Pero éste, con estar muy arraigado, es un prejuicio que tal vez no existiría si a la defensa secular de la libertad de educación no se hubiera superpuesto la exigencia de admitir la enseñanza religiosa en las escuelas, como expresión de la demanda de libertad religiosa (cuya cercanía entusiasma al Vaticano). Hay, pues, motivaciones ideológicas bajo la neutralidad aparente de algunas medidas.

A quienes critican los planes clasistas y privatizadores del gobierno, éste suele responder con las grandes cifras de los planteles construidos en los años recientes, lo cual por supuesto beneficia al país, pero resulta especialmente incoherente que sea el propio Presidente quien manifieste su mayor entusiasmo por la excelencia de la oferta privada, al grado de fortalecer la idea de que ése es el camino a seguir. No puedo entender, por ejemplo, que el Presidente diga que el programa de créditos a los estudiantes de las universidades privadas “beneficiará a los alumnos que más lo necesitan, fortalecerá la economía familiar, impulsará la competitividad y contribuirá a la generación de más y mejores empleos”, sin reconocer, así fuera por un prurito de exactitud, que se trata de fortalecer el negocio de la enseñanza sin atender a ningún criterio de valoración propiamente educativo. Más allá de si ese programa es un injerto artificial copiado de otras latitudes (donde está en crisis, por cierto), es inconcebible que en un país tan desigual como lo es México el Presidente invoque “a los que menos tienen” para conceder créditos que al final aumentarán las arcas de las empresas educativas y las bancarias, por supuesto. Si éste es el modelo que quiere impulsar el panismo estamos fritos: en la base, enseñanza básica entregada al sindicalismo depredador; en la cúspide, educación concebida como negocio. ¿Y el país?

No extraña que en aras de este impulso a la educación particular florezcan por todas partes sociedades mercantiles desprovistas de legitimidad académica que hacen su agosto vendiendo títulos o diplomas que no acreditan verdaderos conocimientos. Y mientras, soterrada o abiertamente, prosiguen las campañas contra la universidad pública, a la que no hay día que no se trate de desprestigiar incluso mediante burdas provocaciones. Da la impresión de que las élites se complacen en hablar de la tragedia de los ninis, del desempleo juvenil y sus secuelas sobre la fortaleza de México, pero no se hacen cargo como debieran de las cuestiones que en verdad traban la creación de empleo dignos –decentes, dice la OIT– y justamente remunerados. Todo se va en buscar salidas laterales que ayudan pero no contribuyen a las soluciones de fondo, como ocurre con el Programa Bécate, dedicado, según la cátedra presidencial, a reducir el desempleo “friccional”, dando a los aspirantes durante tres meses la capacitación en la empresa, todo por cuenta del Estado. Pero el Presidente sabe que el desempleo, más allá del desorden del mercado laboral, tiene un origen estructural y sólo puede reducirse si hay crecimiento. Pero ése es, justamente, el corazón del divorcio entre la élite que manda y gobierna y el resto de la atribulada nación. Para Calderón, la solución está a la vuelta de la esquina, casi mágicamente: basta quitar el tapón que impide la aprobación de la reforma laboral, detenida en el Congreso, para iniciar una nueva era. Sí, la de la legalización del precarismo laboral como horizonte vital de la juventud. Total, en este mundo de dos pistas la igualdad es una quimera que no vale la pena invocar.
¡Viva el clasismo!

Advertisements

NUEVA ETAPA DE CAMPAÑA CAMACHISTA

January 13, 2012

Miguel Ángel Mancera, precandidato consentido de las televisoras e impulsado por Camacho Solís según se comenta en varios medios, utilizará esta nueva imagen para la nueva etapa de campaña de después del “Debate de las Izquierdas”…

ESTELA DE LA DOCENA TRÁGICA

January 9, 2012

Dicen que faltan unos meses más para que concluya el proyecto monumento Bicentenario Estela de Luz.
Que nos cobrarán otros 1,100 milloncitos para completar el número 2 faltante.

Estela de luz

Daño Nuevo

January 5, 2012
by

Daño Nuevo

Hablar de “años nuevos” estando en México se antoja como un ejercicio de ocio o que parte de una ilusión más de la república simulada. Dado el rancio presidencialismo que el país padece, los ciclos suceden cada seis años, intersticio en el que no pasa nada que no esté calculado ya. Contrariando el convencionalismo que impone el calendario, este sería el último mes del año de un régimen usurpador. Enumerar los crímenes oficiales es también un ejercicio digno (o indigno) de los medios oficialistas en los que las tragedias se muestran con tal ligereza que atenúan ante la opinión pública la gravedad del desastre nacional.

Sin embargo, de entre las pérdidas que pueden ser de lo más lamentables, se encuentra dentro de la sociedad. No me refiero a los miles de muertos, cuya cuenta se incrementa a cada discurso, sino a la desmovilización de la sociedad que comienza a fundar sus esperanzas en el trance electoral, o al menos gran parte de sus esperanzas. La inducción del proceso electoral como alternativa al reclamo disidente y contestatario es quizás uno de los mayores logros del Estado en su afán por controlar el descontento social, tan es así que todos los aspirantes a ser los empleados de los poderes fácticos, están dados a la tarea de cacarear las soluciones obvias a los problemas de siempre, incluso el candidato de la “izquierda” electoral.

Lamento no recordar al autor de una frase que sintetiza lo anterior sin tanta diatriba: “Si las elecciones cambiaran algo, seguro ya las habrían prohibido”. La razón de oponerse al proceso electoral como un motor de cambio histórico radica en el hecho en que aquellos que han violentado la voluntad popular siguen ostentando los mecanismos de las “elecciones”.

El llamado no es a la anulación o a la abstención de votar sino a tomar acciones paralelas al sufragio, a la politización de la sociedad civil, a la toma de posturas políticas y activismo en diversos grados de participación. El involucramiento de la sociedad es posible mediante su integración a los reclamos más sencillos que grupos civiles que ya hacen patentes en sus demandas. Los indignados en el centro de Coyoacán, el campamento de la Bolsa de Valores, los despojados de Luz y Fuerza del Centro, los manifestantes de Jalisco en contra de la modificación del artículo 24, los defensores de los derechos humanos en Chihuahua… ninguno de esos movimientos civiles cuenta con partido político alguno detrás, ni uno sólo busca el poder, tan sólo cambiar el entorno para sí y los suyos. No involucrarse es, por lo menos, irresponsable. Una sociedad movilizada ya no requiere de un líder partidista, ni siquiera de un mitin político que arengue a las masas a una resistencia por una causa ajena; basta tener motivos personales.

Informarse no envilece al individuo, lo hace el emitir opiniones sin antes estar enterado de lo que habla.

Pedro Echeverría: Taibo 2 y Noroña radicales; Martí mejor ubicado y Barrales muy verde

January 5, 2012
by

Pedro Echeverría: Taibo 2 y Noroña radicales; Martí mejor ubicado y Barrales muy verde

1. Pienso que gobernar bien la ciudad de México y su zona metropolitana que con 23 millones de habitantes es la quinta parte de la población del país -pero primera en todo lo demás- es más difícil que gobernar la República, con 113 millones de mexicanos. En México están reconcentrados todas las bondades y todos los malestares. Desde 1970, cuando se alcanzó el mayor porcentaje de crecimiento poblacional del país, se pensaba también en políticas que hicieran que parte de la población del Distrito Federal (DF) se fuera a trabajar y vivir en provincia, es decir, a los otros estados de la República como Quintana Roo, California Sur y otras entidades de baja población. Los inversionistas y los negocios siguieron en esa gran urbe y la reconcentración continuó. Quizá tuvo que esperarse una gran tragedia, como los sismos de septiembre de 1985, para que muchos dejemos la ciudad de México o regresáramos a nuestros estados de origen. Pero el DF sigue siendo el DF.

2. La ciudad de México, junto a las zonas conurbadas, parte del Estado de México (Ecatepec, Netza, Tlalnepantla, Naucalpan, Atizapan), representan más de 23 millones de habitantes, la quinta parte del país. Es sin duda una de las tres ciudades más grandes del mundo. Se han construido –particularmente a partir de los años setenta- largas y anchas avenidas, periféricos, ejes viales, viaductos, primeros y segundos pisos, 10 líneas de Metro, cinco líneas de metrobuses, trenes ligeros y urbano, y los problemas de tránsito de la ciudad están muy lejos de resolverse. ¿Qué decir de la contaminación atmosférica, los problemas de seguridad, de falta de agua, de depósitos de basura, de vivienda y muchos problemas más. Pero lo más importante es el gigantesco desempleo que daña a todo el país, los salarios de hambre, los trabajos informales, la venta de droga, los problemas de salud y educación. Los problemas son 20, 100, 1000 veces más complicados que los de la mayoría de las ciudades.

3. Como en toda la República, en la ciudad de México el 75 por ciento de la población es pobre y miserable a pesar de que allí la producción de riquezas y el consumo de ellas sea también muy alto. En esa ciudad y sus conurbados están concentrados los más grandes centros comerciales, los gigantescos bancos y centros de negocios; las residencias más lujosas de millonarios, pero también las colonias proletarias y las casuchas más miserables de las barrancas. Allí viven los nacidos en el DF, junto quizá a la mitad de nacidos en los otros 31 estados de la República. En esa ciudad están los más grandes y numerosos centros educativos, de investigación, bibliotecas, librerías, editoriales, museos, cines, teatros; así como también es la zona donde están los poderes económicos y políticos, las grandes reuniones nacionales y concentraciones de protesta. Gobernar esa ciudad es muy difícil, pero se necesitan personajes identificados y probados en las luchas de los pobres.

4. ¿Quién debe gobernar en el DF? Pues nadie más que un gobierno de izquierda que se dedique a resolver los problemas más graves de la ciudad, pero en particular del 80 por ciento de la población más pobre y miserable de esa enorme urbe. Los primeros dos gobiernos electos del DF (Cárdenas y López Obrador) no estuvieron mal como los anteriores designados del PRI, pero pudieron estar muy bien si hubiesen dedicado más tiempo “primero a los pobres”. Los gobiernos de izquierda deben ser claramente superiores y muy diferentes a los del PAN y del PRI por lo menos en la ciudad de México, porque en Zacatecas, Guerrero, Chiapas, Michoacán, han sido igual de funestos y corruptos que PRI y PAN. ¿O, por qué no demuestran que fueron distintos? Si la izquierda no es izquierda real bajándose el salario, extirpando los privilegios, sirviendo a los pobres, combatiendo el nepotismo, entonces es pura basura.

5. A mi me encantan las ideas anarquizantes e izquierdistas del escritor Paco Taibo 2, así como las del papá de los polemistas legisladores mexicanos Gerardo Fernández Noroña y me gustaría que las pusieran en práctica en el DF; pero ellos no podrían ser candidatos porque políticos, empresarios y curas, lo impedirían aunque tuvieran que pedir la intervención del ejército yanqui. Pienso que Martí Batres –por la historia política que le conozco- es el único indicado para que las administraciones socialdemócratas continúen evitando que fascistas del PAN como Luege Camargo o las parientes de Calderón, así como la dirigente burócrata del PRI: Paredes, recuperen esa gigantesca urbe fundamental en la República, para devolverla a los más grandes empresarios y el clero. El actual gobierno centrista de Ebrard busca dejar a su sucesor en las personas de Delgado, Mancera o Navarrete identificados con los Chuchos y Calderón.

6. La ciudad de México es importantísima, sobre todo a partir de 1997 cuando sus gobernantes dejaron de ser designados por el presidente de la República. Es el centro cultural, económico, político, turístico; es la identidad del país, sin olvidar otras grandes ciudades como las de Guadalajara, Monterrey, Puebla u Oaxaca. No concibo que en pleno siglo XXI, cuando el mundo ha logrado muchísimos avances científicos, culturales, literarios, artísticos y en todos los campos de la libertad, sigamos teniendo gobernantes que implantan estados militares, represivos y autoritarios con el fin de seguir beneficiando a minorías explotadoras. Tokio, Japón; Mumbai, India; Sao Paolo, Brasil; Nueva York, USA y Shanghai, China, son otras tantas populosas ciudades del mundo que cuentan con los 20 millones de habitantes. Y no para vanagloriarse estas megaurbes, pero sí para que sean gobernadas en beneficio de las mayorías.

7. En las izquierdas no pueden aceptarse más gobiernos que apoyen privilegio alguno ni mucho menos el centralismo. Nuestra constante lucha debe ser por gobiernos plurales y horizontales que impulsen o que no impidan que se desarrollen colectivos, cooperativas y las variadas formas de autogobierno. Pienso que Martí Batres, acompañado de otros jóvenes identificados con las luchas de los trabajadores -que ya estaba enfilado para gobernar el DF desde 2006- puede ser el que establezca un gobierno definido de izquierda –no simple socialdemócrata- en la ciudad de México. Un gobierno que apoye las luchas de los trabajadores electricistas, de los profesores, de empleados de la salud y de todos aquellos que han tenido que acudir a las calles en busca de justicia. Pero puedo equivocarme. Alejandra Barrales también se ha identificado con las izquierdas, pero aún le faltan muchas batallas que definan más su identidad.

Blog: http://pedroecheverriav.wordpress.com
Correo: pedroe

Feliz Año Nuevo!

December 31, 2011
tags: ,

A todos los lectores y colaboradores de El Chahuistle, les deseamos un muy Feliz Año nuevo.

Que este nuevo ciclo nos traiga un aire nuevo de esperanzas y compromisos para con nuestro país, que buena falta le hace.

Ora sí que venga el 2012!!!

IMPORTANTE MENSAJE DE LOS PINOS!

December 22, 2011

20111222-002322.jpg