Skip to content

J. Enrique Olivera Arce: Rumor y autoritarismo priísta

August 31, 2011

En memoria de Carlota Ángela Botey Estape, incansable luchadora
social agraria hasta el día de su muerte. Descanse en paz.

Difícil cambiar de página como me lo propusiera. Lo que inicialmente se
circunscribiera a un asunto policiaco –que no es mi línea el tratarlo-, se tornó político,
prestándose a todo tipo de interpretaciones y especulaciones como suele suceder en
Veracruz.

Sin pretender meter las manos al fuego por los twitteros consignados como
presuntos “terroristas y saboteadores” -los que no conozco personalmente-, a mi
juicio la actitud asumida por el gobierno me parece, además de exagerada, arma de
doble filo, al poderse interpretar como advertencia o amenaza en contra de quienes
disientan con el comportamiento de funcionarios públicos ó con las políticas públicas
de la administración estatal.

Atendiendo al lenguaje coloquial, una cosa es Juan Domínguez y otra “no me
chingues”. Está bien que la sociedad veracruzana aplauda el empeño de su gobierno
por combatir a la delincuencia organizada cumpliendo con su función de proveer de
seguridad a la población, mas no es aceptable a mi juicio que, con el pretexto de ello,
se equipare a lo acontecido en Monterrey, acción criminal premeditada que Calderón
Hinojosa calificara de “terrorismo”, con el caos vial y zozobra de atribulados padres
de familia que, en la conurbación Veracruz-Boca del Río, se dejaran llevar por la
histeria generada por un rumor en medio de un clima de desinformación propiciado
por las mismas autoridades, como bien señala Emilio Cárdenas Escoboza en su
columna “De interés público”.

Parangón a mi entender exagerado que, con su secuela de actos punibles en contra de
dos o más twitteros y el juicio sumario en contra de estos en la prensa cooptada, habla
por sí de paranoia gubernamental.

En el caso de la Sultana del Norte, independientemente de la intencionalidad de
quienes sean los criminales responsables de la tragedia, hay pérdida de vidas
humanas que lamentar y daños materiales. En Veracruz, el único daño real es la
confirmación de una pésima política de comunicación social del gobierno duartista,
al extrapolar un asunto local a toda la entidad, extendiéndose lo mismo zozobra que
rumor.

“Terroristas y saboteadores” somos todos. Internet, celular y “radio bemba” no
descansan; el miedo se apodera de las calles ante la incertidumbre. “Si aquí hoy no
pasa nada, ya pasará, me lo dijo un pajarito”.

En mis años mozos el gobierno priísta imponía a chaleco el pensamiento único,

combatiendo a la disidencia. No había lugar para pensar diferente y, quien se
atreviera a hacerlo, acusado de disolución social era encarcelado o desaparecido
sin mayor trámite. Todavía está vivo el recuerdo de los varios cientos de jóvenes
masacrados en Tlatelolco a manos del gobierno priísta en 1968. Para quienes
vivieran enfrentando desde la clandestinidad al gobierno de Díaz Ordaz, está aún
latente la zozobra propia y de sus familias ante la amenaza del terrorismo de Estado.

El gobierno de México, haciéndose eco del macartismo norteamericano, a todo
disidente le colgaba la etiqueta de “comunista y propalador de ideas exóticas y
extralógicas”. Ello bastaba para que fuera reo del delito de disolución social y
enemigo de la patria.

Hoy día en Veracruz, sin el mayor talante autocrítico y si mucho de ligereza, por
decir lo menos, el gobierno priísta presuntamente sin más intención aparente que
poner las barbas en remojo ante el creciente malestar, inconformidad y protesta
ciudadana, saca del armario empolvado artículo del Código Penal y califica
de “terrorismo y sabotaje” a un rumor que, fruto de la inconsciencia, dolo deliberado
o venganza política, fuera propalado vía internet y teléfono celular, consignando la
Procuraduría de Justicia ante un juez a sus presuntos autores.

No medió un análisis serio, reflexión sobre las consecuencias políticas ó la autocrítica
por parte del gobierno, juez y parte en el tema. A bote pronto se aplica la ley a raja
tabla, bajo el supuesto de que la Agencia Veracruzana de Investigaciones (AVI)
logró ubicar las cuentas y usuarios iniciales que generaron estas actividades y
que propagaron los falsos mensajes. “Estableciendo que llevó a cabo diligencias
periciales de química forense, perfil psicológico, informática forense, dactiloscopia
y dictamen de información de teléfonos celulares y equipos de cómputo, los cuales
se tienen como prueba plena de que los indiciados enviaron mensajes desde estas
unidades”.

Mejor no lo pudo hacer la policía china, cuando es público y sabido que los
presuntos “terroristas informáticos”, en sus cuentas en twitter y facebook, daban
pelos y señales de su identidad, dirección IP, conexión al servicio de internet, y
presumible proclividad al chisme y el rumor.

No se pensó que de haber existido premeditación en los indiciados, lo lógico hubiera
sido el que estos actuaran al amparo del anonimato, lo que es posible y práctica
común en todas las redes sociales.

El rumor está en la carcel, los villanos andan sueltos. Todo al viejo estilo autoritario
priísta, para beneplácito de los cortesanos, amanuenses, y texto servidores a
disposición del gobierno duartista.

El rumor ya no más tiene cabida en Veracruz, quien lo inicie o lo propale será
acusado de “terrorismo”. Luego o se tiene el valor civil para expresar libre y
abiertamente lo que se piensa del gobierno priísta, ateniéndose a las consecuencias, o
se guarda silencio cómplice. No habría de otra sopa.

El dinosaurio está de vuelta y la disidencia, en esta ocasión más amplia y con mejores

medios a su alcance, de percibir advertencia o amenaza, optaría entre regresar a los
sótanos de la clandestinidad y el anonimato o, con valentía y mejor juicio, dar la cara
enfrentando al autoritarismo oficial negándose a aceptar el retorno al pensamiento
único.

Si el PRI quiere ganarse a los jóvenes para que estos voten en el 2012 a favor de los
candidatos de éste partido político, el tiro pudiera salirles por la culata. El no entender
que la sociedad veracruzana ha evolucionado, resistiéndose a aceptar los retos de
nuevas expresiones comunicacionales de una juventud inconforme y dolida, ello tiene
un costo. Chile es el ejemplo.

Bien vale no provocar a la hidra, pretendiendo enjaularle. El caldo podría salir más
caro que las albóndigas.

pulsocritico@gmail.com
http://pulsocritico.com
http://pulsocritico.wordpress.com
http://www.gurupolitico.com

No comments yet

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: