Skip to content

Neoliberalismo mexicano 1 2 3

August 20, 2011

Mucho se ha dicho sobre la economía mexicana. Sobre todo datos imprecisos y declaraciones risibles, como aquella que aseguraba que un mexicano podía sobrevivir con seis mil pesos mensuales.
La declaración favorita de los neoliberales mexicanos (chambones y malhechos, pero neoliberales al fin) es cacarear sin pudor acerca del “Crecimiento” de la economía sin que ello tenga que ver con el crecimiento del bolsillo del ciudadano común.

Cuando un secretario llama a conferencia de prensa para anunciar un aumento en el “Crecimiento” de la economía, en realidad está haciendo un anuncio a los inversionistas nacionales y extranjeros sobre el estado de salud del ambiente bursátil para así realizar proyecciones menos arriesgadas en el mercado de valores. De esta forma, dichos anuncios poco o nada tienen que ver con el ciudadano común, ya que el beneficio en la calidad de vida de este depende de factores mucho más volátiles y menos favorables.

Para ejemplificar lo anterior podemos recurrir a un escenario reconocible. Una pequeña empresa, con una planta laboral de no más de veinte personas, sobrevive gracias a la venta de productos o servicios en una escala moderada, la cual, por sí sola, parece no significar mucho a la economía nacional (pero sí lo es). Cuando el “Índice de Crecimiento” de la economía del país tiene un incremento, la empresa de nuestro ejemplo no ve los beneficios debido al simple hecho de que la PyME de nuestro ejemplo no cotiza en la bolsa de valores ni tiene acciones. No así cuando el “Índice de Crecimiento” desciende, pues la PyME tiende a pagar el costo de la devaluación y el encarecimiento de la vida mediante los impuestos que paga, idealmente, de forma puntual. De tal forma que el trabajador de esta pequeña empresa no se beneficia del “Crecimiento” pero sí se ve afectado por el “No crecimiento”. Es tan sencillo como perverso.

Ahora, si hablamos de una empresa grande la situación cambia drásticamente. Imaginemos a un almidonado ejecutivo de Coca-Cola leyendo las declaraciones del secretario de economía sobre un incremento en el “Crecimiento”. Sin duda eso lo motivará a hacer unas llamadas a Atlanta para que le aprueben, por fin, la construcción de unas cuantas plantas de procesamiento y robo de mantos acuíferos, ya que las acciones de la empresa están seguras en México y, además, están rindiendo frutos debido a la estabilidad financiera. El más despistado dirá “¡Qué bien! Más trabajo para mexicanos“. No necesariamente. Debido a la automatización de procesos Coca-Cola no contrata más personal sino que diversifica las tareas del ya existente, al mismo sueldo claro (si no, no es negocio). De tal forma que si el repartidor de nombre Juan Pérez antes sólo debía surtirse en una planta embotelladora, ahora tendrá que rolar rutas para surtirse en dos o tres plantas más, bajo el mismo sueldo, las mismas prestaciones, mientras su empleador tendrá el doble o triple de ganancias.
Eso es el capitalismo.

Esto podría genera confusión al grado de preguntarse: ¿Existen entonces dos economías?. La respuesta es igual de tramposa: Si y No.

La economía grande (la macro) se sustenta en la especulación del mercado neoliberal y depende de los gobiernos para existir, mediante las prebendas en recursos naturales, impuestos, lealtades, leyes a modo, etc. Mientras la otra economía, la pequeña (en la que nos desenvolvemos quienes sí trabajamos) nos encargamos de sostener a esos gobiernos mediante impuestos y más impuestos; y ya, ese es nuestro único papel en el juego capitalista (y la mano de obra baratísima, desde luego).

¿Se ha quedado con un sabor amargo? ¡Qué bien! A eso se le llama indignación.

3 Comments leave one →
  1. Nahum permalink
    August 20, 2011 11:54 pm

    Muy amena tu redacción, felicidades. Solo me causa confusión el siguiente extracto de texto:
    “De tal forma que si el repartidor de nombre Juan Pérez antes sólo debía surtirse en una planta embotelladora, ahora tendrá que rolar rutas para surtirse en dos o tres plantas más, bajo el mismo sueldo, las mismas prestaciones, mientras su empleador tendrá el doble o triple de ganancias.”
    Mis interpretaciones:
    1. No le darán su carga completa en una sola embotelladora.
    2. Tiene que distribuir más refrescos acudiendo a varias embotelladoras.

    He allí mi confusión, por la colocación de la palabra “rolar”.

    • immorfo permalink
      August 20, 2011 11:59 pm

      Gracias.
      Si, tienes razón. Los procesos de las empresas grandes se adaptan para funcionar con el mínimo personal y usando el existente para aumentar la producción. En mi ejemplo quise a dar a entender el segundo punto que señalas.

      Saludos.

Trackbacks

  1. Neoliberalismo mexicano 1 2 3 | Proyecto Ambulante

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: