Skip to content

El Cónclave de Chapultepec

June 24, 2011

El mentado castillo fue escenario de algo que no llego a ser diálogo, poesía por un lado, retórica oficialista por el otro. ¿Dónde quedo el tan mentado “¡Estamos hasta la madre!”? San Felipe de Jesús junto con sus monaguillos lograron hacer de esa demanda ciudadana, un cónclave donde la multitud cristiana, encabezada por Javier Sicilia, protestó ante el Sumo Pontífice haber errado en la estrategia de purificar las almas de ovejas descarriadas (“Los delincuentes no nacen, se hacen” Sicilia dixit).

El pecado es coyuntural, no estructural. Ese es el razonamiento de un poeta dolido, de un ciudadano que decidió compartir su dolor con otras victimas de la cruzada calderoniana. El haber hecho de su dolor un lugar común, un espacio de encuentro, es un punto bastante acertado por parte del caminante herido, cuyo caminar a resultado en una iglesia desde la cual se busca la paz con justicia y dignidad.

¿En verdad se puede esperar algo de una Iglesia que ha abrazado el asesinato sistemático como camino a la expiación de las almas nacionales? Parece que el apóstol de la paz con justicia y dignidad está empecinado a dar su mejilla cuantas veces sea necesario y es con ese punto donde muchos ya no compartimos su caminar.

Poesía y retórica, dos formas muy contradictorias de enunciar al mundo, la vida y la muerte, se encontraron en un abrazo de conciliación. Católicos al fin y al cabo; la Santa Sede (de los Pinos) acoge a todos, sin importar filias y fobias, la voluntad del Sumo Pontífice se impuso ante el dolor de los creyentes.

 

 

One Comment leave one →
  1. ALEJANDRO GUZMAN ORDORICA permalink
    June 25, 2011 2:29 pm

    Esto es tristemente cierto. Seguimos, la población, inermes ante un sistema de poder y su brazo político que es el gobierno, poniendo en práctica las mas variadas y creativas formas de “lucha”, que finalmente nos postran de rodillas frente al que deberíamos identificar como nuestro enemigo histórico. Son conmovedoras las formas de autoflagelamiento, que nos infligimos esperando sensibilidad de quién no solo no tiene interés en evitarnos dicho dolor sino que está, en su ánimo, devorarnos. Demasiada energía, demasiado esfuerzo, demasido corazón pero, inútil. El hermano Sicilia y todos los hermanos luchadores deben estar agotados, rendidos por tanto esfuerzo, sin retribución alguna. Pero no es la fatalidad la que nos la niega, es el desatino, son los atavismos que nos impiden buscar nuevas y eficientes formas de participación y lucha. Imbuidos como estamos en la cultura del reniego, del pensamiento mágico y del fracaso, no vemos con claridad y aplicamos el principio de realidad, el de la realidad objetiva que presenta las cosas como son, no como las queremos ver, esa realidad cuya dialéctica hemos ignorado por décadas, nos lleva a ese errático proceder y lo terrible es que lo repetimos día a día, incapaces de ver o de querer ver la realidad. Un principio de realidad es que hay dos entes o fuerzas: el opresor y el oprimido ( en mayor o menor grado); el opresor es el lobo; el oprimido es la oveja. ¿Qué resultado podríamos esperar de una reunión de 10 ovejitas que acudan a exigir al lobo deje de comer más ovejas? que se vuelva vegetariano. Definitivamente el lobo no tiene vocación de suicida y las ovejitas no deberían tenerla. A partir de esa pequeña fábula podremos estructurar y enmarcar la “compleja” situación en que nos encontramos, así de simple. Yo propongo que a partir de esa fabulilla estructuremos todo nuestro pensamiento y bordemos las estrategias más complicadas y creativas, pero con esa orientación, tomando en cuenta siempre la realidad objetiva y sobre todo, a esas grandes herramientas de análisis: la historia, nuestra gran maestra y la teoría política. Dejemos el reniego, dejemos de aplicar la ley del mínimo esfuerzo, la visión del esclavo, trabajemos por la verdadera organización, la que nos va a dar la posibilidad de negociar en igualdad de fuerza con nuestro enemigo histórico, la posiblidad de aniquilar a ese poder subyacente que nunca dá la cara. Aprovechemos ese cúmulo de energía de toda esa gente que asiste a las convocatorias, para que antes de que se diluya al irse a su casa, al término del plantón o mítin, crear un padrón ciudadano el cual de aqui en adelante estará comprometido con un plan de acción y estratégias diseñadas ya con esta nueva óptica; se trata de formar ese movimiento enorme y fuerte que invisible, desde su casa, estará actuando y el poder, sintiendo sus embates. Ahora sí el poder y todos sus esbirros empezarán a temblar y buscarán ellos, negociar.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: