Skip to content

Del Imeil: Los Pseudoperiodistas en México

April 1, 2011
by


Nos han enviado el siguiente correo electrónico, el autor ha pedido anonimato. En el se mencionan aspectos sobre la furibunda respuesta de la prensa oficialista que defendieron la pequeña figura de Felipe Calderón ante su problema de alcoholismo. Se los dejamos al costo esperando participen en el debate
 Llegó hace unos días éste mail al correo de la diputada, se los reenvio obviamente no porque concuerde con lo que se dice, si no para que se den cuenta de la clase de "periódistas" que hay en méxico, más claro, la clase de periódistas que sirven al gobierno, en concreto y por coyuntura a felipe calderón. No le den vueltas, eso no es periodismo. Aunque se enojen Cuando la señora pejelagartera presente pruebas de las noticias que da, otra cosa sera, porque todo lo que maneja huele a jornada o proceso. si de oidas, de testigos protegidos o de chismes de lavadero. Esta pelicula de los adelitos desde el desafuero, el voto por voto, el planton, ir a instituciones o medios de comunicación ya nos la recetaron, ya no impresionan a nadie. Déspota y mentiroso, ¡renuncie diputado Fernández Noroña! No, no son calificativos ni demanda personales. Pero los suscribo. Referencias y exigencia bien argumentada, son de María Alma Velázquez Rivera, diputada federal suplente del Partido del Trabajo, por el Distrito 19 Federal de Iztapalapa. Suplente, por supuesto, del licenciado José Rodolfo Gerardo Fernández Noroña. El jueves de la semana pasada, Fernández Noroña, de la mano de su compinche Mario Di Costanzo –ambos legisladores petistas por imposición, de origen perredista y seguidores de Andrés Manuel López Obrador-- y otro par de diputados federales del PRD, reventó la sesión plenaria de la Cámara de Diputados, cuando, ofendida la bancada del PAN por el despliegue de una manta que ridiculizaba al presidente Calderón, dio pauta a la inexistencia de condiciones para continuarla. Ayer, Fernández Noroña pretendió escenificar el segundo acto provocador e insultante --decir circense implica ofender a la gente que vive del circo y divierte al público con su arte--, pero legisladores albiazules le impidieron desplegar la manta. Noroña invocó a la libertad de expresión, pero eso que este sedicente diputado esgrime no es libertad, es libertinaje, abuso de una condición de impunidad que entiende en esto del fuero, excesos verbales y procedimientos que en la civilidad política no pueden ser atribuibles al coordinador de la bancada petista, Pedro Vázquez, toda vez que, como en su momento lo dijo Javier González Garza, coordina, no controla a los diputados. La manta que impidieron desplegar al lenguaraz legislador, era la misma imagen de Felipe Calderón, pero con la leyenda que aludía a un pasaje histórico nacional (“si como Belisario Domínguez por decirle traidor y asesino a Victoriano Huerta le cortaron la lengua…”). Por supuesto, Fernández Noroña, quien hizo dineros y fama a partir de la supuesta defensa de deudores de la banca y taxistas tolerados, tirándose al piso para llamar la atención presidencial y encadenándose en remedo de quienes de verdad hicieron resistencia civil, como don Luis H. Álvarez, no puede compararse ni con la suela de los botines de don Belisario Domínguez. En México ha habido legisladores con ciertas peculiaridades. Contestatarios y buenos tribunos como el también petista Porfirio Muñoz Ledo, perredistas de la calidad retórica de Pablo Gómez o, incluso, priistas silvestres de la catadura de Héctor Pablo Ramírez Puga Leyva. Pero éste Noroña y su socio Di Costanzo se pintan solos para reventar sesiones y demostrar que del tamaño de su inteligencia es su torpeza para comportarse como diputados, representantes sociales. Y lo mismo hacen pataleta desde tribuna, ofenden a la investidura presidencial y se mofan de sí mismos, remedo de diputados. Sin embargo, dice el dicho que no hay mal que dure cien años y, ayer, con copia para los 500 diputados, incluyendo el original a Fernández Noroña, María Alma Velázquez Rivera le puso el cascabel al gato Noroña. “Sirva la presenta para saludarlo y al mismo tiempo para manifestarle mi rechazo a la forma como se ha venido usted desempeñando en su quehacer legislativo en la Cámara de Diputados --refiere el texto dirigido a Fernández Noroña--. Además para tratar cuatro puntos muy breves acerca de la situación que se vive en el distrito 19 federal de Iztapalapa”. Velázquez Rivera le manifiesta que entre los ciudadanos que votaron por él “existe un clima de descontento debido a la falta de compromiso que usted ha demostrado con la ciudadanía. Los liderazgos nativos de las colonias se sienten defraudados y lo tachan de mentiroso y déspota”. La legisladora suplente se dice apenada con estos líderes porque ella fue quien los acercó a Fernández Noroña, ya éste no conocía a nadie en esa demarcación cuando fue a hacer campaña. Además acusa haber sido maltratada por el ahora diputado del PT y su equipo de trabajo. Al licenciado José Rodolfo Gerardo Fernández Noroña lo emplaza a cumplir sus ofertas de campaña, como la de aportar la mitad de su sueldo mensual para apoyar proyectos que surgieran de las comunidades; por ese concepto debe 850 mil pesos. Y sostiene que miente al decir que le paga 50 mil pesos mensuales. Lo exhorta a que actúe con respeto, tolerancia y madurez para no seguir manchando a la verdadera izquierda de este país, con conductas que no promueven el diálogo ni la deliberación de propuestas con argumentos sólidos que mucho beneficiarían a nuestro país. Luego plantea: “Si no existe la posibilidad de contar con usted como un representante en el Congreso que se porte a la altura de las circunstancias, le sugiero que lo mismo que exige tan insistentemente al Presidente de la República , sobre su renuncia, sea usted el primero en poner el ejemplo y no continúe sumándose al entorpecimiento del trabajo legislativo”. Y es que, aduce, “su conducta y actitudes muestran indicios que levantan sospecha sobre si usted es un porro dentro del Congreso o que ha sido contratado para reventar las sesiones como válvula de escape para hacerle creer mañosamente a la ciudadanía que contamos con alguien que nos defiende de los “malos” a fin de distraernos y no hacer lo que nos corresponde. “O quizá solo se trata de que no tiene clara su labor como legislador, perdiéndose continuamente en el obsesivo de ser el centro de atención. ¿La razón? Nosotros no la sabemos, pero su conducta es nada productiva y sí muy tendiente a generar confusión, desánimo y cansancio entre los ciudadanos, motivo por el cual le exigimos en el distrito 19 federal que cumpla, que trabaje o que mejor renuncie”. ¿Usted suscribiría la carta de María Alma Velázquez Rivera? Yo también.
No comments yet

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: