Skip to content

Morfo: El poder también emborracha

February 10, 2011

No sólo de alcohol se emborracha el hombre. También comete excesos en el ejercicio del poder como si este fuese una sustancia tóxica que impide la claridad del juicio y del pensamiento. Tan peligrosa dinámica tiene por consecuencia una serie de eventos que califican como trágicos. Así como el inconsciente ebrio que conduce un vehículo transformado en un arma letal, el hombre que cuenta con el poder (más si este lo ha arrebatado) y conduce bajo el influjo de la megalomanía y el temor a perder el mismo poder que ejerce, causará muchos lamentables incidentes los cuales siempre justificará como necesarios; llamándolos bajo eufemismos tales como “Bajas Colaterales” y demás.

Si ejemplificamos lo anterior de forma simplista bien podemos encarnar a un conductor de un barco en el responsable de los destinos y bienestar de sus múltiples pasajeros. Que dicha persona esté en su juicio es indispensable para asegurar, dentro de los lindes de lo posible, la integridad de cada uno de los viajantes. Es así que es de interés común el saber si el responsable de la nave está bajo el influjo de sustancias que alteran su percepción y sentidos, es por eso que deja de ser asunto de la vida privada del conductor su presunta afición por el alcohol. Reitero con un ejemplo más claro para todos: es por eso que es de interés de todos si Felipe Calderón es un alcohólico crónico.

Tal pregunta no es insidiosa, es de legítima preocupación pues hay que considerar que si de por sí es grave el haber usurpado un poder del pueblo, resulta doblemente grave si lo hizo alguien que padece dipsomanía. Regresando a los ejemplos, tenemos uno bastante fresco que nos puede dar una dimensión acertada del peligro que corre el país. Victoriano Huerta acostumbraba reunirse con sus compinches usurpadores empapados en alcohol. Las decisiones tomadas por Huerta casi siempre desembocaban en la muerte de alguien o de muchos. Con Felipe pasa lo mismo; la ingente cantidad de muertos de su guerra particular sigue en aumento sin que nadie pueda detenerlo. Ante la gravedad de esta descontrolada situación el alto mando militar de Estados Unidos, a través del subsecretario del ejército Joseph W. Westphal, manifestó su pronóstico fundamentado en la actual situación: riesgo de guerra civil y toma del poder por parte del narcotráfico en México.

Cualquiera con luces (y estando sobrio) entendería esto como una observación de índole personal al mismo Felipe, quien hasta hace unas semanas se deshacía en halagos mientras su secretaria de relaciones exteriores se defendía con la bandera de las barras y las estrellas de los señalamientos de inseguridad en el país. La ruptura es evidente y no creo que esta vez la señora Clinton tenga que hacer rectificación alguna ante lo dicho por el mando militar de su país. Vamos, ni siquiera es necesario que los gringos nos vengan a decir que tan mal estamos realmente.

Pero como Felipe es un tanto carente de pericia no resultará extraño que su control de daños a su imagen involucre alguna detención “impresionante” de un “segundo al mando” de los muchos cárteles de la droga. Considerando que luego que Carmen Aristegui fue despedida de MVS el gobierno federal, mediante los medios alineados, diera cifras alegres sobre la aceptación de la labor federal, se nota que este gobierno de facto está, permítanme la expresión, patas arriba.

No comments yet

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: