Skip to content

Morfo: De drogas y alcohólicos

February 5, 2011

Columna publicada en Revista Emet el 4 de Febrero de 2011

Como parte de la estrategia por hacer parecer este desastre como responsabilidad de la sociedad civil, el Secretario de Seguridad Pública, Genaro García Luna, declaró el 1ro de Febrero que se ha registrado un aumento en el consumo de drogas en México. Incluso llegó a sugerir que el 4.2% de la población consume mariguana y 1.7 millones de adictos a cocaína. Sin mencionar las fuentes que den veracidad a esos datos, García Luna pretende involucrar el aspecto del consumo de drogas para seguir justificando el fracaso de la guerra de su jefe Felipe. Sin embargo la teoría de ese siniestro personaje que ostenta el mayor poder policiaco del país no tiene sustento pues es bien sabido que el gran negocio del narcotráfico es el consumo, si, pero en Estados Unidos y no en México. Para hacer responsable a la sociedad civil de la violencia que el gobierno federal de facto promueve con sus ridículos despliegues de militares y marinos, García Luna comienza a repetir el viejo discurso de la satanización de las drogas que caracteriza a los gobiernos conservadores. Tampoco sorprende que algunos despistados hayan comprado ese discurso tan barato pues las expresiones de ciertos ciudadanos, poco informados y sumamente prejuiciosos, han comenzado a culpar a sus vecinos, y hasta amigos, aficionados a drogas blandas, de la violencia imperante en todo el país. Pero esto no es más que el reflejo de la ignorancia que es explotada por el gobierno federal de facto. Es así como este gobierno derrotado ha comenzado el proceso de enjuiciar y señalar, como es su costumbre, a sectores de la población que tradicionalmente no tienen representación alguna en alguna de las múltiples cámaras y consejos de arpías gubernamentales, de tal forma que, viéndolo desde esa desesperada óptica oficial, es posible entender la reacción de los fracasados guerreristas que abren más frentes en su guerra perdida.

Para concluir: García Luna señaló el presunto aumento en el consumo de drogas, sin estar invitado el Secretario de Salud el cual sería el indicado para tratar sobre el tema pues, aunque exista guerra o no-guerra, no deja de ser un tema de salud pública antes que de seguridad; cabe señalar la ausencia de programas de rehabilitación ni de estrategias de integración social para quien desee desintoxicarse. No, no es tema de salud, es tema para deslindar culpas donde no existen.

El diputado Gerardo Fernández Noroña puso el dedo en la sensible llaga panista en la última sesión del congreso la cual fue suspendida por las expresiones emitidas mediante una manta. Refiriéndose a Felipe como un borracho la manta fue ofensiva a los presuntamente castos ojos de la bancada panista quienes, exaltados y fuera de sí, clamaban por el orden y el respeto por la labor legislativa. Pero en ningún momento se cuestionó la veracidad de la expresión de los diputados, al contrario, parece que su molestia radica en las formas de hacerlo y no en el fondo de la circunstancia.

Creo que no hay más que agregar al respecto más que un alegre ¡Salud!

No comments yet

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: