Skip to content

Morfo: ¿Porqué las ratas rescatan la nave?

October 26, 2010

Hablar de la existencia de una ola de violencia sería redundar en la retórica pues lo que presenciamos en el plano nacional es un océano de violencia permanente, es sólo que a veces es noticia y otras veces no; pero ahí siempre está. Comenzando a entender que la labor de este gobierno de facto se limita a la recaudación de impuestos y la administración (que no solución) de los problemas podemos entonces determinar la dimensión del desastre nacional y las perspectivas que el futuro ofrece en lo próximo. Las escaramuzas dentro de la esfera política no son en realidad batallas por el poder sino un ejercicio pactado para asegurar que las estructuras que sostienen al estado prevalezcan a pesar del caos imperante. En otras palabras, los encargados de la seguridad nacional están enfocados a salvar lo poco que queda del orden democrático sólo para asegurar a transición en 2012 pero sin ninguna buena intención pues, lo importante para ellos, es tener un país que gobernar y no un infierno del cual huir. Así de grave es la situación.

¿En dónde queda la sociedad civil en todo esto? Donde siempre, excluida de la lista de prioridades pero a la vez recibiendo placebos, discursos y a veces soluciones frugales que sólo dan la impresión de resolver cuestiones mínimas pero sin cambiar el contexto de la realidad. Y es que si dejamos de poner atención por un momento a todo el ruido de fondo que se propaga mediante los voceros de los triunfos de la “guerra” podremos ver que el país padece un vacío de poder no visto desde principios del siglo pasado. Calderón, cínico afortunado, se sabe protegido incluso por aquellos que se dicen sus adversarios pero que operan, junto a él, toda la maquinaria necesaria para que el Estado prevalezca para seguir sirviéndose de él.

Mientras tanto decenas de mexicanos siguen muriendo de forma inútil no porque alguien tenga un arma que disparar sino porque algunos le han permitido tener un arma que disparar. Este sencillo ejemplo es la mínima expresión de la ausencia de gobierno. Las funciones, casi teatrales, de presentación de peligrosos detenidos se han convertido en el lugar común donde estos chivos expían de culpas a los verdaderos responsables; es probable que pronto veamos detenidos a los causantes de las decenas de muertes del fin de semana pasado en Ciudad Juárez y Tijuana pero los responsables seguirán libres, traficando, matando, despachando en oficinas federales.

Así que, cambiar las estructuras actuales es una tarea compleja en la que no sólo se tiene que hacer frente a los que se han arraigado con el poco poder que aún emana de las instituciones, también están esos que hablan en contra pero actúan a favor y que a la postre son los más peligrosos por sus habilidades camaleónicas y nula ética.

Fuente

Advertisements
No comments yet

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: