Skip to content

León García Soler: A la Mitad del Foro

August 8, 2010
by

Sun, 08 Aug 2010 03:39:16 -0500
<div><div class="col col1" readability="56">
<p class="s-s">el imperativo llamado a la unidad al efímero acuerdo en busca de vías alternas. Nada menos que para revisar, discutir, debatir, analizar, meditar en busca de la concertación de los opuestos que lleve a todos al acuerdo de legalizar el uso de las drogas. Bueno, en principio la mariguana, la mota, la que fuera personaje central del corrido por excelencia, el de la cucaracha que ya no podía caminar. Nadie se acordó del triste fin de la cucaracha a la que llevaban enterrar <q>entre cuatro zopilotes y un ratón de sacristán</q>.</p>
<p>De todos modos, donde dije digo, digo Diego, dijo don Felipe Calderón Hinojosa, quien sin pausa alguna dejó establecido que nada detendrá su combate. Y donde yo digo Diego, nada tiene que ver con el secuestrado Fernández de Cevallos. Y aclaro porque después de que el Presidente habló de discutir lo que no va a hacer en modo alguno, se reunió con obispos, arzobispos y cardenales de la Iglesia católica, apostólica y romana para hablar de lo mismo. Con un toque de elegante pluralismo que en otros tiempos pudo interpretarse como tolerancia, ya que acudieron al concilio ministros, predicadores y pastores de otras iglesias, de otros cultos. De otras religiones, sin que hubiera cronista alguno que deslizara el despectivo término: <q>sectas</q>. Es más, uno de los oradores fue uno de esos ministros no católicos dependientes del Vaticano.</p>
<p>Y algo movió el ánimo beligerante de Felipe de Jesús Calderón. Porque en el coloquio de la transición-transustanciación de la separación Estado-Iglesia, el michoacano diría que <q>vista desde la perspectiva de la fe… ésta es una batalla mucho más profunda entre el bien y el mal.</q> Y por ahí asomó una inesperada respuesta a la primera pregunta directa del Génesis: Sí, dijo el Presidente, tú eres el guardián de tu hermano. Caín no estuvo en el banquete. La respuesta cayó en oídos sordos. Me interesa saber quién recibe óbolos y dinero del <em>narco</em>, precisaría Calderón; quién es contacto, quién es conducto; qué gobernadores están en las nóminas del crimen organizado. Y los de sotana, los de capelo cardenalicio callaron. Donde digo que nada denunciaron, no olvido el sagrado secreto de confesión. ¿Para que revivir cuentas y cuentos de limosnas a la altura del perdón buscado, o la erección de monasterios que evocan los del medioevo?</p>
<p>Su reino es de esta tierra. El golpe directo a los de abajo, a los de municipios pobres y a merced del plomo o la plata de los del <em>narco</em>. De estos últimos se ocuparía, en iracunda puesta en escena, Genaro García Luna, inesperado intérprete del desarrollo desestabilizador: más de mil 200 millones de pesos mensuales destina el crimen organizado en sobornos a policías municipales y con eso cubre el déficit salarial de los 165 mil agentes que ganan entre mil y 4 mil pesos al mes. Pidió, exigió casi la policía única. El edil tapatío, Aristóteles Sándoval, expuso su oposición y García Luna lo conminó a dar garantías de combatir el delito: <q>Nomás hágase responsable, le podemos dar facultades para que sea así. Y no hay problema.</q></p>
<p>Bueno, sí lo hay. Entre otros, que el secretario con más tropas a su mando no tiene facultades para dar esas facultades que ofreció. De poder a poder, lo deseable sería pagar dignamente y armar debidamente a esos del común: y en su caso, traducir el dicho, los datos de sobornos, en denuncias formales con las debidas órdenes de aprehensión. Mientras tanto, ¿plata o plomo?, la máxima aterradora venida de Colombia. Y Felipe Calderón está en Bogotá, donde asiste a la toma de posesión de José Manuel Santos, sucesor del presidente Álvaro Uribe, poseedor de amplia mayoría en ambas bancadas del Congreso. Llega con los ojos abiertos, sabe lo que enfrenta, lo que sigue en juego; la guerra sin fin, allá donde sí hay territorios de la nación en los que no ejerce soberanía el gobierno. Y aterra el recuento de muertos aunque van ganando su guerra.</p>

</div></div>
Fuente: León García Soler: A la Mitad del Foro

No comments yet

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: