Skip to content

Disertando sobre el papel del blogger

July 24, 2010
by

No recuerdo cuántos años llevo haciendo blog. Pero sí sé que son muchos si lo comparo con otras tareas que he dejado hacer o que olvidé que ahí estaban.

No hablaré sobre la importancia de hacer blog pues es un tema sobado hasta la náusea y sobre el que quizás ya nadie esté interesado (a menos que sea sea un mozalbete recién descubierto al mundo de Internet) por lo que nos brincaremos ese punto hasta llegar al estatus actual del blogger.

Son muchos ya los canales de información disponibles a los usuarios que encienden su computadora con la intención de informarse. Las preferencias, en consonante parelilismo con el mundo real apuntan a abrir la URL de un diario de circulación nacional para luego dar cuenta de las hechos más cercanos a nuestra comunidad mediante la lectura de los diarios locales si es que estos cuentan con un sitio en Internet. Nada fuera de lo común si consideramos que hasta hace pocos años un diario(el que gusten) mantenía preferencia a sus contenidos impresos en cuanto a calidad informativa. Hoy podemos apreciar trabajos periodísticos que rayan en lo sublime (como los foto reportajes de Big Picture de Boston Globe) hasta lo absurdo e insulso (como El Gráfico de El Universal). Antes no era así. Los diarios en línea eran copias de los impresos que circulaban por las calles, los contenidos redundaban y se mantenían estáticos durante todo el día; los usuarios desencantados por la novedad regresaban a los blogs que actualizaban algunas veces durante el día sus contenidos dando vitalidad y frescura a los temas.

Hoy, las cosas son nuevamente distintas. Los blogs, los grandes blogs que reciben tráficos que se cuentan por cientos de miles de visitas, parecen cada día más periódicos pero en la práctica no lo son pero sus contenidos parecen cada día más oficiales (sin que esto sea necesariamente adverso), dándose así mismo reputación de sobra para ser citados como fuentes de información veraz. Sin embargo en la forma está el fondo pues cuando algo así sucede (que un medio cite a un blog como fuente de cierta nota) el tema es manejado por el medio como una curiosidad, como una excepción para ser tomada con cautela. Los medios no cambian, naturalmente, sólo cambian las vías en que transmiten la información que les conviene y no concederán de su capital de credibilidad a los blogs que son su más cercana competencia.

Esta dinámica refleja se refleja en los lectores. Nuevamente nos encontramos como hace algunos años en que los medios dictaban la agenda noticiosa y los usuarios los han convertido nuevamente en fuentes fiables, dignas de ser replicadas; la diferencia de hoy es que esa información es “editorializada” por los lectores mediante la citación de los contenidos en sus propios blogs con advertencias al momento de ser compartidos en Twitter. Eso es un paso pero no deja de ser un retroceso en la evolución del blog como medio independiente de información.
Aunque, pensándolo mejor, no creo que el blog tenga un proceso evolutivo que le lleva a estadíos de mejor o menor aceptación. Es posible que su propia naturaleza co-dependiente del entorno informativo lo haga un ente poliforme y adaptable a las exigencias de los lectores y a los tiempos de crisis informativa que suceden con más recurrencia. Esa ventaja, si comparamos, no la tienen los diarios en línea quienes su más visible cambio es el diseño de sus portadas y nada más; el resto se mantiene tal cual.
Las influencias informativas externas (como las redes sociales que generan contenidos cercanos al acontecer unipersonal y cotidiano de los usuarios) son adoptadas por los diarios electrónicos sólo una vez comprobada su eficacia para crear canales de información por los cuales hacer fluir sus propios contenidos. Son oportunistas, si, pero también causan un efecto de “recomendación” a usuarios menos experimentados con el uso de herramientas en línea. Puedo asegurar que muchos de los nuevos usuarios en Twitter se han integrado debido a que cierto canal de televisión recomienda su uso para ser seguido, antes de eso desconfiaban o simplemente no tenían la empatía suficiente.

El blogger carece de muchas de las ventajas de los medios tradicionales y su único capital disponible es (además del evidente requerimiento técnico primario) la credibilidad. Fuera de eso no hay más que la voluntad de hacer posts y entregarlos a la comunidad sin más afán que ser leído y, si bien nos va, ser difundido. Muchas veces nosotros discriminamos la información proveniente de los informadores oficiales pero, nuevamente, esto no implica ningún prejuicio a la labor de informar, es sólo que la información de los medios oficiales ha sido tan tratada por diversos filtros que tal cosa asemeja más a comunicados de cualquier buró que una nota que informe complacencias. ¿Quién desea ser tomado por lerdo cuando nos dan información matizada? Supongo que nadie, o al menos no todos.

Más allá de las filias políticas o sociales de cada persona que persiste en su labor de hacer blogging está el hecho de ser observadores de su tiempo y no sólo mudos testigos del acontecer; tomar posturas es un efecto secundario que los diarios no asumen ni promueven, el blogger eso busca: hacer de un post una opinión para luego una acción.

La comunidad para el blog es lo importante mientras que para un diario lo son los números, la acumulación de “más” de lo que sea con tal de mostrar un estado financiero que permita hacer “más” en Internet.
Al blogger, como siempre, lo mueve el amor al arte. Y eso es algo de lo que los medios carecen.

¿Tú sigues valorando los blogs como antes?

No comments yet

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: